La historia de Jack



Ser padre y criar hijos es una bendición.

Encontramos consuelo en la educación sobre la nutrición y la circulación sanguínea el mismo día en que la salud inmunológica de nuestra familia se volvió crítica. Se descubrió que Jack, nuestro hijo que entonces tenía 2 años, estaba plagado de 100 mil millones de células cancerosas de leucemia.

Jack recibió más de tres años de quimioterapia continua y otros tratamientos intensos. Esto creó una burbuja en nuestra vida y nos obligó a adaptarnos a una nueva forma de vivir lejos del público.

Juntos, como familia, luchamos e hicimos todo lo posible para pasar tiempo inmersos en los poderes curativos de la Tierra. Al hacerlo, ganamos energía para ayudarnos en la lucha por la vida de nuestro hijo.

Estamos verdaderamente bendecidos.

Nuestro Jack ahora está en remisión.

Estamos continuamente agradecidos de celebrar cada día de su vida y las sonrisas que compartimos, como sus padres, con una mente, cuerpo y alma saludables.

Help Me Hemp trabaja continuamente para construir una red de apoyo con el objetivo de detener las tendencias de crecimiento del cáncer.

Todas nuestras esperanzas y sueños pertenecen a los niños.